¿Qué es una Dieta Cetogénica?

La dieta cetogénica es conocida por ser una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos, donde se producen cuerpos cetónicos en el hígado y se usan como fuente de energía. Comparte muchas semejanzas con la dieta Atkins y la dieta baja en carbohidratos. Tiene muchos nombres diferentes como la dieta ceto, dieta cetogénica, dieta de cetonas, dieta cetosis, baja en carbohidratos y alta en grasas, etc.

Involucra reducir drásticamente el consumo de carbohidratos y reemplazarlos con grasa. La reducción de carbohidratos pone al cuerpo en un estado metabólico llamado cetosis. Cuando esto pasa, el cuerpo se vuelve increíblemente eficiente en quemar grasa para producir energía. También convierte la grasa en cetonas en el hígado, lo cual provee energía al cerebro. La glucosa es reemplazada por cuerpos cetónicos para producir energía, lo cual era el rol previo de los carbohidratos en la dieta. Aplicar todos estos métodos de pérdida de peso simultáneamente lleva a la rápida pérdida de grasa y una reducción general de la grasa almacenada en el cuerpo.

Las cetonas se producen en el hígado, a partir de la grasa. Luego son usadas como combustible en todo el cuerpo, incluyendo el cerebro. El cerebro es un órgano hambriento que consume mucha energía cada día, y no puede funcionar con grasa directamente. Solo puede funcionar con glucosa… o cetonas.

En esta dieta, los alimentos consumidos se obtienen directamente de la naturaleza (orgánicos), por ejemplo, huevos, carne, crema espesa, mantequilla, coco, etc. Es una forma comprobada de perder peso en poco tiempo incluso sin ejercicio. Las dietas cetónicas pueden causar reducciones masivas en la glucemia y los niveles de insulina. Esto, junto con los niveles incrementados de cetonas, tiene numerosos beneficios de salud.

Por Qué y Cómo Funciona

Es difícilmente una coincidencia que evitar los carbohidratos – como el azúcar o el pan – tenga un efecto especial, más allá de enfocarse en las calorías. Los carbohidratos, más que cualquier otro alimento, estimulan la liberación de la hormona insulina. Y la insulina es la principal hormona almacenadora de grasa.

Esto significa que para perder la grasa en exceso del cuerpo tu meta número uno debería ser reducir los niveles de insulina. Y para hacer esto, lo primero y más importante es comer menos carbohidratos – una dieta baja en carbohidratos.

En resumen, la cetosis es un estado en el que el cuerpo entra cuando no comemos carbohidratos. Es una manera para que el cuerpo use grasas (incluida la grasa corporal) como la fuente primaria de energía que necesitamos. No solo es saludable para nosotros, de hecho es más eficiente para nuestro cerebro. ¿Cómo obtenemos esa energía de la grasa? Bueno, ese estado de “cetosis” en el que estamos permite al hígado descomponer las grasas en moléculas llamadas cetonas. Esas cetonas proveen la energía que necesitamos. ¿Y cómo influye eso en la pérdida de peso? Esto se logra a través del déficit de calorías; realmente no estamos comiendo suficiente energía para que nuestro cuerpo viva, así que tenemos que buscar en nuestras propias reservas de grasa para obtener la energía que necesitamos.

¿Es Seguro Consumir Tanta Grasa?

Los tres principales grupos de grasa que consumimos son grasas saturadas, grasas poliinsaturadas, y grasas monoinsaturadas. El consenso general solía ser que las grasas saturadas eran terribles para nosotros y había un vínculo claro entre las grasas saturadas y las enfermedades del corazón. En años recientes, sin embargo, investigaciones han mostrado no solo que las grasas saturadas NO causan enfermedades el corazón, sino que también mejoran los niveles de colesterol. Puedes consumirlas sin preocupaciones. Las grasas poliinsaturadas, por otra parte, son un poco más complicadas. Las grasas poliinsaturadas procesadas como la margarina y los aceites vegetales son terribles para el cuerpo y normalmente incluyen grasas trans. Tienen un efecto causal en las enfermedades cardiacas y deberían evitarse todo el tiempo. Sin embargo, hay grasas poliinsaturadas naturales en alimentos como el pescado, que es genial para nosotros y mejora el colesterol.

Por último, están las grasas monoinsaturadas. Estas se conocen por ser “saludables” y generalmente se aceptan como tal. El aceite de oliva es un ejemplo primario de algo que es más proporcionalmente una grasa monoinsaturada ya que es saludable para el cuerpo y ayuda a reducir el colesterol.

 

 

 

Beneficios de una Dieta Cetogénica

Pérdida de peso: Ya que tu cuerpo quema grasa como principal fuente de energía, esencialmente estarás usando tus reservas de grasa como fuente de energía mientras estés en estado de ayuno.

Glucemia: Muchos estudios muestran el decrecimiento de colesterol LDL (malo) en el cuerpo y han mostrado que se eliminan afecciones como la diabetes tipo 2. No es sorprendente que una dieta baja en carbohidratos sea efectiva para revertir la diabetes tipo 2. El problema principal de la diabetes son los niveles altos de glucemia – y la glucemia viene de los carbohidratos que comemos. Así que, si comes menos carbohidratos, es muy lógico que se vuelve más fácil para el cuerpo controlar sus niveles de glucemia. Muchas personas han probado dietas bajas en carbohidratos y han revertido su diabetes tipo 2 (o controlado su diabetes tipo 1). Y muchos doctores tienen experiencia en tratar a sus pacientes con resultados increíblemente buenos.

Energía y Concentración Mental Mejorada: Dándole al cuerpo una mejor y más confiable fuente de energía, te sentirás más energizado durante el día. Se ha demostrado que las grasas son las moléculas más efectivas para quemar como combustible. La cetosis resulta en un flujo constante de combustible (cetonas) al cerebro. En una dieta cetónica, evitas grandes fluctuaciones en la glucemia. Esto a menudo resulta en la experiencia de concentración incrementada. Mucha gente usa las dietas ceto específicamente para incrementar el rendimiento mental. Interesantemente, hay una mala percepción común de que comer muchos carbohidratos es necesario para la función apropiada del cerebro. Pero esto solo es cierto si las cetonas no están disponibles. Después de unos pocos días (hasta una semana) de ceto-adaptación – durante la cual las personas pueden experimentar alguna dificultad en la concentración, tener dolores de cabeza y volverse fácilmente irritables – el cuerpo y el cerebro podrán operar sin esfuerzo con cetonas. En este estado, muchas personas experimentan más energía y concentración incrementada.

Resistencia Física Incrementada y Disminución del Hambre: La grasa es naturalmente más satisfactoria y termina dejado al cuerpo en un estado saciado (lleno) por más tiempo. Las dietas cetónicas pueden incrementar vastamente tu resistencia física, dándote acceso constante a todo la energía de tus reservas de grasa. El suministro del cuerpo de carbohidratos almacenados (glucógeno) solo dura un par de horas de ejercicio intenso, o menos. Pero tus reservas de grasa llevan suficiente energía para efectivamente durar semanas o incluso meses. Cuando estás adaptado a quemar carbohidratos primariamente – como la mayoría de personas hoy en días – tus reservas de grasa no están fácilmente disponibles, y no pueden energizar tu cerebro. Esto resulta en tener que llenarse comiendo antes, durante y después de largas sesiones de ejercicio. O incluso solo para energizar tus actividades diarias y evitar el “irritambre” (hambre e irritabilidad). En una dieta cetónica este problema se resuelve. Ya que el cuerpo y el cerebro pueden fácilmente energizarse 24/7 por tus poderosas reservas de grasas, puedes continuar por siempre como el Conejo Energizer. Si estás compitiendo en un evento de resistencia física, o simplemente tratando de mantenerte concentrado alcanzando otra meta, tu cuerpo tiene el combustible que necesita para mantenerte en marcha.

Controla la Epilepsia: La dieta cetónica es una terapia médica comprobada para la epilepsia que ha sido usada desde los años 20. Tradicionalmente ha sido usado principalmente en niños con epilepsia descontrolada a pesar de la medicación. Más recientemente también ha sido probada con éxito en adultos con epilepsia, con resultados buenos similares. Hay muchas pruebas aleatorias de control que demuestran la efectividad de la dieta cetónica en disminuir las convulsiones en pacientes con epilepsia. Usar una dieta cetónica normalmente permite a las personas tomar menos drogas anti epilépticas, permaneciendo igualmente libre de convulsiones. No es inusual incluso poder dejar de tomar estas drogas por completo manteniéndose libre de convulsiones. Como todas las medicaciones anti convulsiones tienen efectos secundarios – como somnolencia, concentración reducida, cambios de personalidad o incluso reducción del CI- ser capaz de tomar menos drogas o no tomarlas en absoluto puede ser inmensamente beneficioso

Cáncer y el Ayuno Intermitente: El ayuno intermitente es una práctica común dentro de la comunidad ceto. Hay muchos beneficios que pueden atribuírsele al ayuno intermitente y uno de ellos es el efecto que tiene sobre el cáncer. Al ayunar, nuestras células normales simplemente se pasan un interruptor metabólico y pasan a “modo supervivencia” donde todo se frena, el uso de energía se minimiza, y las células simplemente esperan por otra comida. Por otro lado, las células cancerígenas no tienen este interruptor (esto podría deberse a su metabolismo dañado). Así que siguen tratando de crecer y reproducirse – consumiendo muchos recursos. Solo que, el estado de ayuna no les da los recursos que necesitan para crecer y reproducirse. Esto, esencialmente, mata de hambre a estas células cancerígenas (aunque lentamente ya que el ayuno intermitente no es un estado constante de ayuno – pero, en el “siempre encendido” estado de una célula cancerígena, hasta los ayunos cortos e intermitentes las frenarán y matarán de hambre.

Aquí es donde la dieta cetogénica entra, junto con otras tantas (relevantes de alguna forma) terapias nutricionales. Porque una de las principales características de una dieta cetónica con su base de muchas grasas, pocos carbohidratos (enfocándose en carbohidratos de fuente vegetal y/o láctea), proteínas de bajas a moderadas es que fuerza a las células de nuestro cuerpo a usar cetonas (un subproducto de que nuestro cuerpo descomponga los carbohidratos y proteínas en exceso) como su fuente principal de energía.

Acné: Estudios recientes han mostrado una disminución de las lesiones por acné y la irritación en la piel después de 12 semanas de una dieta ceto continua.

Colesterol: Se ha mostrado que las dietas ceto mejoran los niveles de triglicéridos y de colesterol más asociados con la acumulación de grasa en las arterias.

 

¡Gracias por leer! Por favor da Me Gusta en Facebook y suscríbete a nuestro boletín para más artículos sobre cómo convertirte en un mejor tú.

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias 
y actualizaciones de nuestro equipo. Además obtenga
un 10% de descuento en su primera compra.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!