Los saunas han existido en Europa al menos desde la Edad Media. Despegaron realmente en Finlandia, donde la mayoría de casas aún tiene su propio sauna moderno integrado. Hoy, los saunas existen alrededor del mundo pero su fuerte conexión con Finlandia continúa.

La mayoría de saunas pueden definirse como secos o húmedos dependiendo de la clase de calor que emitan. Los saunas secos emiten un calor seco, mientras que los saunas húmedos – a menudo llamados cuartos de vapor – emiten un calor húmedo. Al final, todo se reduce a la humedad relativa. Y la humedad es la razón central por la que el cuerpo humano puede aguantar las altas temperaturas que un sauna provee.

El calor seco puede ser provisto por una pila de rocas calentadas en el centro de una habitación. Por supuesto, la humedad será baja pero puedes incrementarla un poco vertiendo agua sobre las rocas. El aire fresco continuamente ventilado tiende a limitar cualquier acumulación de humedad, y raramente alcanza por encima del 10% al 20%. El agua drena y las temperaturas en la parte superior del cuarto pueden alcanzar más de 200ºF (93,3ºC).

Los cuartos de vapor tienen generadores que hierven agua, produciendo vapor que llena el cuarto. La humedad llega al 100%; no hay ventilación y puedes sentir la humedad en las paredes. Las temperaturas de un sauna húmedo llegan a entre 100 y 120ºF (37,7-48,8ºC). Bastante diferencia.

Tanto en saunas húmedos como secos, donde te sientes afecta la temperatura que soportes. Ya que el aire caliente siempre se eleva, mientras más alto estés más caliente estarás.

Beneficios de Salud

Habiendo adquirido tal popularidad global, no sorprende que hayan emergido tantos beneficios de salud del uso de saunas. Algunos de estos son en el mejor de los casos ilusiones, y en el peor, simplemente incorrectos, pero echaremos un vistazo a aquellos que de hecho tienen una base.

Sin importar que uses un sauna seco o húmedo, los beneficios de salud son similares en general.

Alivio del Estrés

 

El beneficio más citado de los usuarios de saunas es el alivio del estrés. Los estilos de vida modernos infligen desconocidas cantidades de estrés al cuerpo y la mente. No hay mejor manera de contrarrestar esto que entrando en tu propio espacio caliente y cerrarle la puerta a todas las distracciones de la vida. Relajarse tanto en calor seco como húmedo libera hormonas de sentirse bien, beta-endorphinas. Estas te dan un sentimiento de euforia y ayudan a aliviar el dolor.

Relajación Muscular

 

Particularmente después de participar en deportes físicos, un sauna puede ayudarte a relajar los músculos y reducir la tensión muscular.

También hay evidencia de que un sauna puede ayudar al recrecimiento de los músculos reduciendo la atrofia muscular por el desuso. Estudios muestran que esta atrofia muscular puede ser restringida por proteínas de choque térmico. Estos químicos son liberados cuando el cuerpo confronta altas temperaturas repentinas.

Inducen al Sueño

 

Hay evidencia anecdótica de que visitar un sauna puede ayudar a dormir. Si sufres de insomnio leve, pasar un periodo relajante en un sauna puede inducir un saludable sueño profundo después.

Limpieza de la Piel

 

Este es uno de los beneficios más antiguos conocidos del uso de saunas, tal vez porque es el más vistoso. La terapia de sauna abre los poros y enjuaga las bacterias fuera de la capa epidérmica y los ductos de sudor. Limpia la piel y permite que las células muertas sean reemplazadas a través de la sudoración profunda. Tu piel se verá más suave, con un rosado brillo. Después de un sauna, te verás más saludable, más joven y te sentirás rejuvenecido.

El vapor también ayuda con el acné, limpiando las impurezas de la piel. Un estudio finlandés mostró que el uso de saunas resultó en la producción de menos aceite en la frente, ayudando a prevenir los poros bloqueados. También mostró mejoras en el pH superficial.

Ayuda al Alivio de los Senos Paranasales

 

Este beneficio aplica más a los cuarto de vapor con su alta humedad. Para aquellos con problemas respiratorios, como bronquitis, el calor húmedos de un sauna puede abrir las vías respiratorias y aliviar la presión en los senos paranasales. También ayuda a despejar la congestión nasal, aliviando mucha incomodidad al afectado. Los asmáticos pueden experimentar menos sibilancia.

 

Reduce la Incidencia de Resfriados

 

Cincuenta voluntarios se inscribieron en un estudio alemán de seis meses que evaluó los efectos del uso de saunas en la incidencia de resfriados comunes. A la mitad participó en sesiones regulares de sauna, mientras que la otra mitad formó un grupo de control que se abstuvo de usar saunas. La incidencia de resfriados comunes en el grupo de sauna fue mucho menor que en el grupo de control. Esto sugiere que aquellos en el grupo de sauna liberaron más glóbulos blancos para pelear con la infección. La severidad y la duración de los resfriados no fueron muy afectadas por cualquiera de los dos grupos. De nuevo, se necesita un estudio más robusto para esto.

Rendimiento Cardiovascular Mejorado

 

Durante una sesión de sauna, el ritmo cardiaco puede elevarse de 60-70 pulsaciones por minuto a 120. Esto es un aumento importante del gasto cardiaco. De hecho, usar saunas regularmente a menudo se compara con el ejercicio moderado, que también entrena los músculos del corazón. Esto es particularmente cierto si la sesión de sauna es seguida por un baño frío, cuando el ritmo cardiaco puede elevarse hasta en un 60%.

El uso regular de saunas también entrena al sistema regulatorio corporal a adaptarse mejor a altas temperaturas. A pesar de estudios prometedores, un régimen regular de ejercicio no debería ser reemplazado por baños en saunas. Hay mucha más evidencia que soporta los beneficios del ejercicio regular.

Un ritmo cardiaco incrementado significa que se bombea más sangre alrededor del cuerpo, lo cual requiere menos latidos y energía. Un estudio mostró que el uso de saunas mejora el rendimiento de corredores de largas distancias. Se encontró que los conteos de glóbulos rojos tomados durante el estudio incrementaron hasta en un 7%, lo cual significa que se llevaba más oxígeno alrededor del cuerpo de los corredores.

Reduce los Riesgos de Mortalidad Asociados con Enfermedad Cardiovascular

 

Cuando alguien se sienta en un sauna, su temperatura corporal se eleva con el calor expansivo. Esto causa cambios fisiológicos como un ritmo cardiaco incrementado y la dilatación de los vasos sanguíneos cerca de la piel. La combinación de estos efectos mejora la circulación sanguínea.

El incremento en la circulación puede ser beneficioso para aquellos que sufren dolor en los músculos o articulaciones. Donde se han concentrado mucho los beneficios del uso de saunas, sin embargo, es en sus efectos en los riesgos de muerte por enfermedad cardiaca.

Un estudio finlandés miró la asociación entre el uso de saunas y el riesgo de muerte cardiovascular. 2.315 hombres, de entre 42 y 60 años de edad, se inscribieron en el estudio de 20 años. 929 de esos sujetos murieron de enfermedades cardiacas o de la arteria coronaria, o por muerte súbita cardiaca. Hubo ajustes en función de los factores de riesgo cardiovascular, como historial de fumador. La frecuencia de uso de saunas fue también tomada en consideración. Aproximadamente dos tercios de los participantes usaban un sauna dos o tres veces a la semana. Algunos lo usaban diariamente.

El estudio concluyo que el uso de saunas disminuye el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca o evento cardiaco súbito. Aquellos que usaban el sauna dos o tres veces a la semana tenían 22% de probabilidad de morir por infarto súbito que aquellos que lo usaban solo una vez a la semana. Y para aquellos que lo usaban más de cuatro veces a la semana, el riesgo de muerte súbita cardiaca era 63% menor. Se necesita más investigación. Nadie entiende realmente por qué el uso de saunas ayuda a protegerse contra afecciones cardiovasculares

A pesar de las conclusiones del estudio finlandés, nadie con una condición cardiaca preexistente debería usar un sauna sin antes consultar con su fisiatra. Si su condición cardiaca le impide realizar ejercicio moderado, probablemente el uso de saunas no esté recomendado.

Disminuye en Colesterol

 

Dieciséis hombre jóvenes se inscribieron en un estudio polaco para evaluar los efectos del uso de saunas en el perfil lipídico. Fue una experiencia de sauna muy intensa con los hombres sujetos a diez sesiones de 45 minutos cada uno o dos días. El promedio de la temperatura del sauna era de 196ºF (91ºC), con la humedad alcanzando niveles tan bajos como 5%. Los resultados mostraron que los hombres registraron una reducción en los niveles totales de colesterol, que regresaron a niveles normales un par de semanas después. La reducción en los niveles de colesterol fue similar a aquella obtenida en el ejercicio físico moderado.

Reduce los Riesgos de Demencia

 

Se ha cuestionado que el uso de saunas siquiera incremente el flujo sanguíneo al cerebro como al corazón, tal vez por fortalecer el revestimiento de los vasos sanguíneos. Este estudio finlandés sugirió que los hombres que usaron saunas varias veces a la semana tenían un menor riesgo de desarrollar demencia y Alzheimer. De nuevo, se necesitan más estudios para confirmar estos hallazgos iniciales.

 

 

Reduce el Dolor de Dolores de Cabeza Crónicos Tensionales

 

Finalmente, si has sufrido alguna vez de dolores de cabeza tensionales frecuentes, podrías querer probar un sauna. Este estudio publicado en el Diario de Medicina Alternativa y Complementaria concluyó que el uso de saunas reduce la intensidad del dolor en cefaleas crónicas tensionales.

En muchos casos, se necesita más investigación científica. Pero parece haber evidencia mucha evidencia convincente de los beneficios de salud del uso de saunas. Recuerda siempre, sin embargo, usar un sauna de manera segura.

Evita los peligros de deshidratación evitando el alcohol antes y después del sauna. En vez de eso, bebe dos o tres vasos de agua después de cada sesión. No permanezcas en un sauna más de 20 minutos, y refréscate gradualmente después de eso. Si estás enfermo, evita el sauna o consulta a tu fisiatra primero.

Sigue estos pasos de seguridad y podrás disfrutar de los beneficios de mejor salud y bienestar del uso regular de saunas.

¡Gracias por leer! Por favor da Me Gusta en Facebook y suscríbete a nuestro boletín para más artículos para convertirte en un mejor tú.

 

Referencias

https://en.wikipedia.org/wiki/Sauna

https://en.wikipedia.org/wiki/Heat_shock_protein

http://www.medicalnewstoday.com/articles/313109.php

https://selfhacked.com/blog/reasons-sweating-far-often/

http://www.menshealth.com/health/sauna-health-benefits

http://www.finnleo.com/pages/health-and-wellness

https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/saunas-and-your-health

http://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/2130724

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16877041

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18525205

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17110516

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10642402

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3002937

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3218898

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25001587

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25636135

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=27932366

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2248758

Suscríbete a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias 
y actualizaciones de nuestro equipo. Además obtenga
un 10% de descuento en su primera compra.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!